Bonos de impacto social: Una solución colaborativa para los problemas del mundo actual

social finance

Este modelo fue el tema central del Seminario realizado en el Centro de Innovación UC, en el que destacó la realización de un panel que contó con la participación de actores provenientes de diversos ámbitos.

El mundo contemporáneo exhibe hoy una enorme variedad de problemas sociales de diversa complejidad y cuya solución resulta también muchas veces dificultosa tanto para los gobiernos como para quienes están involucrados directa o indirectamente en los temas respectivos.

Los denominados BIS, creados en el Reino Unido el año 2010, son un instrumento innovador que facilita el financiamiento de servicios públicos de gran impacto y eficacia a través de la colaboración entre el sector privado, el sector público y la sociedad civil/ONGs. Con claros beneficios para todos los participantes, estos contratos multilaterales promueven la innovación, el rigor y la transparencia, ayudando a desarrollar servicios públicos efectivos a un menor coste para la sociedad.

En este contexto, se desarrolló en el Centro de Innovación UC Anacleto Angelini el Seminario “Financiamiento para la innovación social: Explorando los bonos de impacto social en Chile”, organizado por CoLab – Innovación Social UC, el cual contó con la presencia de representantes de Social Finance UK, organización sin fines de lucro del Reino Unido que desarrolló el primer bono de impacto social del mundo y han contribuido a apoyar la replicación y crecimiento del modelo a nivel global. El objetivo del seminario fue unir los intereses de los sectores público, privado y civil, para la solución de problemas de gran envergadura como reinserción social de ex convictos, prevención del maltrato infantil y disminución del desempleo.

Según explica Marta García, consultora de Social Finance UK, la estrategia de este sistema se basa en “la creación de instrumentos financieros que permiten atraer capitales privados en cantidades importantes  hacia el sector civil y asignar unos objetivos muy concretos para la consecución de resultados”.

El modelo está articulado considerando determinados actores, los cuales se involucran con el fin de resolver problemas relacionados con una diversidad de temas. Primero, se encuentran quienes proveen el servicio como ONGs; segundo, el inversor que incluye a la comunidad de inversión de impacto o, por ejemplo, un organismo multilateral, como el BID, que cuenta con fondos destinados para la implementación del modelo en América Latina; y por último, el pagador final, correspondiente al gobierno, el cual devolverá los fondos invertidos al inversionista, si y sólo si, se logran los resultados acordados, con cargo a los ahorros fiscales futuros generados por la intervención. A éstos se suma el evaluador externo, que otorga  transparencia al proceso.

El sistema de Bonos de Impacto Social comenzó a implementarse en Inglaterra desde hace cuatro años vinculado a la prevención de reincidencia juvenil. Esta experiencia generó alto interés en diferentes reparticiones de gobierno en Reino Unido. Es así como le siguieron problemáticas muy distintas pero muy candentes en dicho país, como adopción y apoyo a la tercera edad. A este movimiento se sumaron rápidamente otros países, en Estados Unidos, por ejemplo, el embarazo adolescente y el empleo surgieron como tópicos naturales. ”En cada país ha habido una voluntad política por aplicar estos instrumentos a temas distintos que los gobiernos han definido como prioritarios y con el deseo de cambiar las cosas”, agrega García.

Cabe indicar que Social Finance UK fue invitada a Chile, entre otros países de la región, por FOMIN del BID, con el objetivo de que el organismo británico ayude a formar líderes locales que logren impulsar el tema en Latinoamérica.

Sebastián Gatica, director de CoLab, indica que el rol de la entidad que dirige es apoyar y facilitar el debate en torno a este modelo en el ecosistema local. “Esta es la primera de varias instancias en la que invitamos a distintos actores de diversos ámbitos, para discutir sobre qué hace sentido para la implementación del modelo tanto en Chile como en otros países de la región”, agregó.

En el Seminario participaron Jane Newman, directora internacional, y Marta García, consultora de Social Finance UK. Mientras, el panel posterior contó con la presencia de: Magdalena Valdés, Deputy Director JPAL LAC; Mario Radrigán, Jefe de División MINECON; Zachs Levey, Multilateral Investement Fund; Gonzalo San Martin, Líder de Impact Investment Chile y Benjamín Vodanovic, Gerente General de Fundación Simón de Sirene. La actividad finalizó con el desarrollo de tres mesas de trabajo en torno a la aplicación del modelo en algunos problemas sociales puntuales.