Coca Cola Andina apuesta por innovar en seguridad, confianza y servicio de cara a colaboradores, clientes y consumidores

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-53-33

Recientemente, la compañía se unió a la red de socios del Centro de Innovación UC, con miras a orquestar nuevas ideas y aprovechar iniciativas que permitan responder a los desafíos que enfrenta.

Estar ligado a una de las marcas más reconocidas del mundo y vender miles de botellas por minuto, abrazando una cartera de más de 40 productos altamente exitosos en cuatro países de la región, no es suficiente. Es por eso que Coca Cola Andina ha fijado tres importantes pilares de innovación para sus operaciones en Chile, centrados en sus colaboradores, clientes y consumidores.

“Nuestro primer desafío es generar una cultura de alta responsabilidad en la seguridad de las personas. Lo básico en una empresa y lo que marca diferencia son las personas, por lo que siempre estamos trabajando en su seguridad y estamos abiertos a ideas que nos lleven un modelo de compañía cero accidentes. Además, queremos ser muy seguros y confiables de cara al consumidor, y que nuestros productos sean asociados a calidad, seguridad e integridad”, enfatiza José María Sánchez, Gerente Industrial de Coca Cola Andina Chile.

Otro desafío muy importante en el que están trabajando es en entregar un mejor servicio, lo que los ha llevado a cambiar la forma tradicional de concebir el funcionamiento de una fábrica. Esto considerando que, en general, las fábricas han estado muy orientadas a la productividad sin preocuparse mayormente por el servicio, pero que hoy los clientes están valorándolo cada vez más. Por eso, hay que dejar de ver las fábricas tan sólo como lugar donde entran las materias primas y sale un producto, sino que empezar a diseñar sus procesos en función de la experiencia del cliente, considerando sus nuevos requerimientos y cambios en el consumo.

En ese sentido, el ejecutivo explica que los consumidores esperan que los productos sean cada vez más personalizados, saludables y sostenibles, atributos que no sólo se consiguen a través de una marca, sino que deben ser percibidos a lo largo de toda la cadena de valor. “Además hay que considerar que nosotros llegamos al consumidor a través de los clientes, y que estos últimos también tienen requerimientos cada vez mayores de estandarizar y simplificar todo lo que es la cadena de suministro. Ellos quieren tener toda la gama de productos cada día, pero no almacenar los que no están vendiendo. Esto es algo muy complejo dado lo difícil que es tener un buen pronóstico de demanda de productos como los nuestros, por lo que ese es un gran desafío en el que debemos trabajar”, sostiene.

Frente a esto, la compañía decidió recientemente formar parte del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, con miras a recibir ideas frescas y aprovechar iniciativas que permitan responder de mejor forma a estos desafíos organizacionales, adaptándose rápidamente a las complejidades, necesidades y demandas de sus diferentes stakeholders.