Columna de Alfonso Gómez: “El «nos» en «Innovarnos»”

Alfonso Gómez 1

La publicación original fue el viernes 31 de marzo de 2017 en Economía y Negocios, El Mercurio.

“Inspirarnos, incluirnos, innovarnos”, así rezaba el lema central de la invitación que dirigentes de organizaciones muy diversas hicimos a un grupo de líderes nacionales, con el propósito de conocernos mejor y sentar bases para impulsar una cultura del encuentro entre los chilenos. En este llamado, nos unió la convicción de que Chile nos necesita trabajando unidos en torno al propósito común de superar los desafíos que impiden que podamos considerarnos todavía como una sociedad plenamente desarrollada, pese a los meritorios avances que se han hecho en esta dirección en las últimas décadas.

A más de alguien le parecerá extraña la conjugación de estos tres verbos. De hecho, en más de algún medio el llamado se citó en forma equivocada (“inspiramos, incluimos, innovamos”). La verdad es que la terminación “nos” en cada uno de estos llamados a la acción, es fundamental; en parte porque le confiere originalidad a la iniciativa pero –por sobretodo– porque intenta convocar el sentido social más profundo de la convocatoria. Quienes invitamos a este encuentro, lo hicimos con humildad, pero con plena conciencia que enfrentamos tiempos de una desconfianza extrema, que nos obligan a revisar una serie de creencias y actitudes que en la era digital aparecen como obsoletas e inadecuadas. El “nos”, tanto en “inspirarnos” como en “incluirnos”, busca evitar cualquier lectura paternalista y mira al otro “a la misma altura de ojos”, como sabiamente lo puso la hermana Karoline Mayeren la reunión ya citada. Yo te inspiro y tú me inspiras; yo te incluyo, pero te pido y espero que también tú te abras a incluirme en tu proyecto de vida, esa es la idea.

Por último, el “nos” en “innovarnos” agrega a la intencionalidad ya señalada para los otros dos verbos, otra que es tanto o más importante: Innovarnos nos invita a entender el desafío de la innovación como algo que trasciende la conexión habitual del término con ciencia y tecnología, restringido aun mundo de aparatos y servicios. El “nos” en “innovarnos”, es un llamado a que el nuevo mundo que necesitamos diseñar, ese donde la diversidad es bienvenida y donde la dignidad de cada ser humano está en el centro, requiere primero y antes que nada de un ejercicio de introspección. Ningún invento, ningún “gadget” tecnológico es más importante a la hora de construir el país con calidad de vida alta y sostenible que soñamos, que el que resultará si logramos innovar en algunos de los paradigmas en los que se funda nuestra capacidad de ver, escuchar, a nosotros mismos y a nuestros compatriotas. Tenemos que evitar la simplificación de imaginar al Chile desarrollado como una fotocopia tardía de Silicon Valley. Nos asiste la radical esperanza de que, innovándonos y trabajando duro, podremos construir una tierra de la que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos se sientan agradecidos y orgullosos.

Captura de pantalla 2017-03-31 a las 09.39.18

Para ver la versión impresa, hacer click aquí.

Para ver la versión web, hacer click aquí.