Consultora Aukan da a conocer a socios el “Mindset Innovador”

IMG_6993

El Mindset Innovador apunta a setear la mente para la innovación, a tener el poder de cambiar nuestro entorno y generar valor a través de la experimentación. Invita a dejar de lado la contemplación de Aristóteles, y pasar de preguntarse qué, cómo, dónde y por qué, a cuestionarse «¿Qué pasaría sí?».

“Empecemos esta mañana con una breve dinámica donde el desafío es organizar una fiesta junto a un compañero. Primero, ese compañero debe responder a todas sus propuestas con un «sí, pero», y luego nos detendremos algunos minutos para comentar lo sucedido y volver a repetir la actividad, pero con un «sí y además»”. Con esa propuesta, la Directora de Proyectos de la consultora de innovación del Dictuc, AUKAN, Verena Müller, dio inicio al Taller de Gestión de la Innovación, “Innovar o ser innovador: el Mindset Innovador”.

Los resultados entre ambos sketch fueron radicalmente distintos, e incluso uno de los asistentes comentó que cuando sus propuestas para organizar el evento recibían un “sí, pero” de su contraparte, todo se volvía muy deprimente, mientras que cuando la respuesta fue “sí, y además”, las ideas para la fiesta fueron creciendo llegando incluso a Espacio Riesco.

“Con el «sí y además» comenzamos a abrir la cancha. Sin embargo, el «sí, pero» también tiene un rol, que es ver la viabilidad de las cosas y si realmente valen la pena”, explicó Ricardo Wurgaft, Director Ejecutivo de Aukan.

El Mindset Innovador apunta a setear la mente para la innovación, a tener el poder de cambiar nuestro entorno y generar valor. Tiene que ver con “la cabeza, el corazón y la guata” para dejar de pensar siempre de forma inductiva y deductiva, adentrándonos en la lógica abductiva. A través de esta nos  salimos de la realidad actual y la exprimimos para sacar nueva información en lugar de sólo analizar la ya existente. Dejamos de lado la contemplación de Aristóteles que nos lleva a responder el qué, cómo, dónde y por qué, y pasamos a la intervención que nos lleva al «¿Qué pasaría sí?»

“Por ejemplo, yo sé que a actividades como la de hoy vienen alrededor de 30 personas, pero ¿Qué pasaría si traigo a Obama? quizás vendría más gente. Sin embargo, traer a Obama no es tan factible, por lo que probablemente es más fácil traer a otra figura como el Presidente de la ANFP. Entonces lo traigo y veo qué pasa, y eso me da una idea de qué ocurre cuando traigo una visita especial. Eso es experimentación para extraer nueva información”, ejemplificó Ricardo Wurgaft.

El experto explicó que con la nueva información obtenida luego se genera un algoritmo que puede ser aplicado para conseguir un fin. En el caso de McDonald’s, el “misterio” es el tipo de hamburguesas que querían los californianos, la “heurística” fue ir probando diferentes combinaciones de ingredientes o preparaciones, y el “algoritmo” es la fórmula que se obtuvo para lograr la hamburguesa perfecta. “Las personas innovan cuando experimentan, y experimentan cuando aprenden”, apuntó.

Un desafío lleno de obstáculos

Los procesos de innovación suelen encontrarse con numerosos obstáculos en su camino, los que van desde un “Eso ya se hizo pero no funcionó” hasta un “Eso es parte de un proyecto mayor”. Frente a esto, el mindset innovador cuestiona, pregunta porqué no funcionó y cuál fue el aprendizaje, y a partir de eso puede pivotear. O si el proceso de innovación es parte de un proyecto mayor, “¿De qué proyecto? ¿Dónde está? Muchas veces sólo en la cabeza de una persona o muchas veces lo más probable es que ni siquiera se haga”, sostiene Ricardo Wurgaft.

Frente a esto, lo recomendable es ir siempre avanzando, aunque sea en pequeños saltos al vacío basados en la experiencia, el conocimiento o la intuición, y siempre tener el fin de aprender, considerando que los plazos y metas muchas veces restringen la flexibilidad para experimentar. Además, todo esto se puede hacer con los recursos disponibles, por lo que es importante evitar complicar las cosas, y considerar que si ya se tiene previsto en una carta Gantt todo lo que va a pasar, seguramente no se está innovando.

Además, Verena Müller hizo un llamado a aprender a escuchar al ecosistema y al que tengo al frente, a tener confianza, humildad y compromiso, y reconocer la expertise del otro. A aprender a co-crear.

“Tenemos que aprender a trabajar en grupo y a articularnos en base a reglas simples. Un ejemplo de esto son las tres reglas simples de Pixar: no ejecutivos del mundo de la economía y los negocios, primero una historia y luego la animación, y sólo una película por año. Esto alinea a toda la organización y la ayuda a ser más eficiente, obviamente con una flexibilidad para cambiar en el caso de ser necesario. Lo mismo pasa con las sardinas o estorninos al desplazarse: separación, alineamiento y cohesión; tres reglas simples que marcan una gran diferencia”, finalizó.

Acá puedes revisar las fotos del taller:

 Innovar o ser innovador- El Mindset innovador