Expertos en minería analizan los principales desafíos del programa de Minería de Alta Ley en el Centro de Innovación UC

27800492895_eb4a1c41a5_k

Confianza, gobernabilidad y un lazo cada vez más estrecho con la academia son los desafíos de la minería nacional para los próximos 20 años, según exponentes. El potencial es alto, indica el Programa Nacional, ya que podría traducirse en un punto del PIB adicional por año para el crecimiento del país.

Una amplia discusión se llevó a cabo en el seminario “Del cobre a la minería: Roadmap tecnológico de minería 2015-2035”, que reunió a empresas, académicos y estudiantes de doctorado y magíster en el Centro de Innovación UC Anacleto Angelini. La actividad se enmarca en el Programa Nacional de Minería de Alta Ley, iniciativa pública y privada que tiene por objetivo fortalecer la productividad y competitividad de la industria minera nacional.

El Gerente del Programa Nacional de Minería de Alta Ley, Jonathan Castillo, dio el punto de partida a la discusión, presentando los objetivos estratégicos del sector identificados por la el Ministerio de Minería, en colaboración con Corfo y Fundación Chile. Los objetivos son claros, explicó Castillo: “Aumentar la producción anual de cobre promedio a 7,5 millones toneladas métricas y contar con 250 empresas proveedoras nacionales de clase mundial hacia 2035”.

Núcleos de desarrollo para la minería

Este escenario, destacó el gerente de Alta Ley, depende de la capacidad del sector para responder a denominados núcleos “traccionantes” y “habilitantes”. Los núcleos traccionantes corresponden a desafíos –en su mayoría técnicos- de la industria minera, como el adecuado manejo de relaves, aumentar la eficiencia de los procesos de fundición y refinería, y fortalecer el cuidado del medio ambiente, entre otros.

El consumo energético proyectado al 2025 se incrementará en un 55% del consumo actual, mientras que la demanda por recursos hídricos en la gran minería aumentará en un 66%. “Los proyectos futuros suponen un aumento de la productiviodad de la mano de obra sinprecedentes, y en un período muy corto de tiempo. Si somos exitosos, podría significar un punto del PIB adicional por año para el crecimiento de Chile”, diagnosticó Castillo.

Por otro lado, los “núcleos habilitantes” consideran el desarrollo de una minería inteligente a través de la implementación de sistemas de monitoreo, y la formación e inserción de capital humano avanzado. Según el gerente de Alta Ley, “necesitamos estrechar la relación con la situación que afecta la minería. Necesitamos capacidades de I+D para la creación e implementación de nuevas tecnologías, como también capacidades de desarrollo para mejorar radicalmente los insumos existentes para generar innovaciones de alto impacto en el sector”.

En este aspecto enfatizó el Director de Postgrado de Ingeniería UC, Aldo Cipriano, quien en su ponencia realizó una revisión de las prioridades estratégicas del programa de Alta Ley para la academia. “El Roadmap es una contribución tanto para investigadores con experiencia en minería como para aquellos que recién incursionan. Creo que este tipo de instancias son muy buenas, porque los investigadores están focalizados en la docencia, en la investigación más básica y en la formación. Establecer un nexo con la industria para mirar hacia el futuro es imprescindible, pero actualmente requiere de una cantidad de tiempo y trabajo impresionante”, concluyó.

Cipriano agregó que a pesar del rol que tiene la minería para la economía chilena –promediando un 13% del PIB nacional en los últimos 10 años- sólo un número reducido  de doctores operan actualmente en la industria. En consecuencia, la revisión del académico propuso aumentar la base de investigadores en áreas estratégicas en los próximos dos años, para sentar una base de crecimiento de largo plazo. En diez años, argumentó Cipriano, la industria debiera sumar 1.000 nuevos investigadores.

Gobernabilidad y confianza

Otro foco de discusión fue presentado por Gustavo Lagos, Doctor en Electroquímica de la Universidad de Leeds y profesor titular del Centro de Minería UC. En su ponencia enfatizó que de la gobernabilidad y confianza entre los distintos actores del sector depende la competitividad global de más del 66% de las nuevas minas de cobre chilenas.

José Joaquín Jara, profesor asistente de la Escuela de Ingeniería UC, acuñó que “Hay un enorme desconocimiento en la sociedad civil e incluso autoridades sobre los beneficios que tiene la minería para el desarrollo nacional. Por lo tanto, hay que generar nuevas instancias de comunicación con apoyo de otras entidades del sector, como la Universidad y los Centros de Investigación”.

Revisa los mejores momentos del encuentro en la galería:

Seminario "Del cobre a la innovación: Roadmap Tecnológico de minería 2015-2035"