Innovación Abierta avanza en Chile y expertos llaman a aumentar la confianza

Presentación de PowerPoint

Según cifras del Ministerio de Economía, del total de empresas que hacen innovación en Chile, un 13,4% dice colaborar con terceros. Una cifra baja, pero que ha ido mejorando en el tiempo.

En un encuentro que reunió a cerca de 200 personas en el Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, representantes de la empresa, los emprendedores, la academia y el sector público abordaron las oportunidades y desafíos del país en torno a la innovación abierta, coincidiendo en que, a pesar de que las cifras aún son bastante incipientes, los esfuerzos por impulsar una mayor colaboración entre diferentes actores cobran cada vez más fuerza.

“Cuando uno habla de innovación abierta, inmediatamente se sienten buenas vibras. Innovación abierta es la oposición a innovación cerrada y la apertura tiene que ver, en parte, con que hoy innovar es un fenómeno esencialmente colaborativo, pues la complejidad de las temáticas y desafíos que las sociedades deben enfrentar de manera innovadora, implican necesariamente considerar variables y públicos que antes no se consideraban”. Con estas palabras el Presidente Ejecutivo del Centro de Innovación UC, Alfonso Gómez, dio la bienvenida al Conversatorio de Innovación Abierta realizado junto a Diario Financiero, con el objetivo de relevar la importancia de esta práctica tan común en países desarrollados, pero aún floreciente en Chile.

Revisa la nota sobre el conservatorio que publicó Diario Financiero

DBAD-q0XoAAt-5C.jpg-large

El encargado de brindar el marco conceptual bajo el que opera esta herramienta fue Carlos Osorio de la consultora Yuken, quien señaló que la complejidad de la innovación abierta radica en que requiere orquestar a muchos actores de diferente naturaleza, a los que se debe inspirar para que colaboren en un proyecto que no es directamente de ellos, logrando que lo ejecuten bien. Sin embargo, el conocimiento y potencial que reúnen hoy en día personas externas a las compañías hacen que este esfuerzo valga la pena pues, como señaló el experto, “afuera de las empresas hay una capacidad instalada para innovar que en ciertos países incluso puede llegar a duplicar a la del sector privado”.

Según la última Encuesta de Innovación en Empresas del Ministerio de Economía, del total de las empresas que hacen innovación en Chile, un 13,4% afirmó colaborar con terceros, lo que si bien es una cifra baja, revela un incremento respecto al 7,3% registrado en la versión anterior. Al respecto, Patricio Feres, Gerente de Innovación de Corfo, señaló que se trata de una muy buena señal, pues evidencia algunos «brotes verdes».

“Aquí estamos hablando de desarrollar proyectos con otros y eso parte por confiar en el otro, pero en Chile no confiamos (…) Cuando confiamos en el otro hay más disposición a colaborar. En innovación se generan proyectos colaborativos y con eso pasan dos cosas: se produce un mayor impacto, y se hace de manera más rápida y eficiente”, enfatizó.

Frente a este punto, en reiteradas ocasiones diferentes speakers resaltaron la importancia de la iniciativa 3xi (Inspirarnos, Incluirnos e Innovarnos), la cual busca devolver la confianza a los chilenos incentivando una cultura de la colaboración y el encuentro entre los distintos actores de la sociedad. Alfonso Gómez, quien es uno de los cinco convocantes detrás de la iniciativa, aprovechó el conversatorio para hacer un llamado a nuevos actores a sumarse a la red de innovadores que el Centro de Innovación UC busca tejer a través de ella, mientras que Carlos Osorio hizo un llamado a no dejar que los miedos nos jueguen la mala pasada “de que nuestros procesos de innovación no generen los impactos que estamos buscando”.

2

Casos de éxito

Durante el conversatorio se presentaron diversos casos de éxito en los que empresas, emprendedores, el sector público y la academia han desarrollado proyectos de innovación de manera abierta y colaborativa. Ejemplo de ello es Arauco, que a pesar de ser la segunda mayor forestal del mundo y una compañía altamente exitosa en su core business, ha optado por un modelo de innovación abierta bajo el que ha involucrado a cerca de 1.500 personas externas en diferentes proyectos para dar respuesta a sus desafíos.

“Invitamos a mucha gente a participar en nuestros ciclos y desafíos, pero hoy el gran paso es que estamos abriéndonos a una interacción mucho mayor con el ecosistema y generando herramientas para interactuar con los emprendedores, cosa que no es fácil. Para eso ha sido fundamental instalarnos en el Centro de Innovación UC, donde tenemos un espacio abierto a muchos emprendedores y donde gran parte del trabajo es interactuar con mucha gente”, contó Francisco Lozano, Gerente de Innovación de Arauco, durante el panel de Innovación Abierta en Empresas.

El ejecutivo además señaló que siendo Arauco una compañía global, sus proyectos de innovación también se han ido tejiendo utilizando esas redes. Es así que, por ejemplo, su plataforma de innovación en diseño Me-Do fue presentada hace algunas semanas en Milán ante un público experto en Salón del Mueble 2017, y que su nutracéutico de +Maqui con Omega3 fue desarrollado junto a un laboratorio en Estados Unidos.

Captura de pantalla 2017-06-05 a la(s) 11.02.46

Por su parte, el Gerente de Innovación y Desarrollo Corporativo de Aguas Andinas, Victor Salazar, señaló que a pesar de tener un negocio regulado, para su compañía la innovación también es muy relevante. “Hemos sido conscientes de que estar en la zona segura no propicia la innovación, pero también sabemos que si nos mantenemos en esa zona probablemente estaremos condenados al fracaso. Quizás no hoy ni mañana, pero sí dentro de 10 años”, apuntó.

Parte de los esfuerzos de la compañía por generar innovación abierta vienen de la mano del trabajo con emprendedores, y con la instalación de su AguasLab San Joaquín en el Centro de Innovación UC. A partir de este nuevo espacio, la firma pretende tener una mayor vinculación con la academia, pero también con el resto de los actores del ecosistema de innovación y emprendimiento.

Cargill también se hizo presente en la conversación por medio de José Troncoso, Investigador del Centro de Innovación de la firma, quien señaló que “a pesar de tener gran cantidad de recursos y buen nivel científico en muchas áreas, estamos conscientes de que no tenemos todas las capacidades ni estamos habilitados para que se nos ocurran todas las buenas ideas”. Por eso, desde la alta dirección de la empresa se transmite a sus colaboradores que deben ser abiertos a ideas y proyectos que pueden provenir desde cualquier parte. Además, el investigador señaló que la empresa ejecuta proyectos de innovación a través de un modelo interdisciplinario, donde involucra personas de al menos tres áreas: marketing, tecnología aplicada e investigación.

Innovar para ser sostenible

Durante el conversatorio, el Director del Centro de Innovación UC, Conrad von Igel, invitó a los asistentes a reflexionar en torno a la conexión entre innovación abierta y sostenibilidad. “Estos no son aspectos propios de la empresa tradicional, por lo que hemos tenido que aprender a incorporarlos. Hasta ahora, la sostenibilidad no había sido parte del core de las empresas, por lo que las capacidades internas de las compañías en estas materias se han visto limitadas, obligándolas a darse un empuje hacia la innovación abierta”, apuntó.

Matías Bernales, Gerente de Sostenibilidad Corporativa de Engie Chile, aprovechó la ocasión para dar a conocer un proyecto que está llevando a cabo la compañía junto a la comunidad de Tocopilla -donde la empresa lleva 102 años de operación- para transformarla en una localidad proveedora de servicios para la minería. Con foco en lo que la firma denomina las “3D” (Descentralización, Digitalización y Descarbonización), desde mediados del año pasado ha estado evaluando nuevas alternativas internas y desde la comunidad para afrontar la revolución que vive el mundo de la energía. “Partimos con talleres internos y hoy tenemos 28 proyectos que estamos abriendo a la comunidad y autoridades, haciendo al tocopillano partícipe de este proceso de transformación”, señaló.

El ejecutivo sostuvo que la innovación abierta desde el punto de vista comunitario es un desafío muy potente que se viene en muchas zonas e industrias, por lo que las compañías deberían empezar a considerarlo para sus futuras operaciones. De hecho, Jeannette Wolfersdorff, Directora Ejecutiva del Observatorio de Gasto Fiscal, enfatizó en que “no puede haber empresas sustentables en un país que no es sustentable”, haciendo un llamado a que todas las personas se involucren en estos cambios que, finalmente, afectan al país completo.

Galería Conversatorio de Innovación Abierta:

Conversatorio Innovación Abierta