¿Qué explica el éxito o fracaso en el desempeño de un proyecto de innovación?

meetup_osorio

Los procesos cognitivos son los que marcan la diferencia al analizar equipos con similares formación y herramientas. Eso es lo que planteó el académico Carlos Osorio en su exposición en un nuevo Meetup exclusivo para las empresas socias del Centro de Innovación UC, un espacio para conocer tendencias y crear valor.

La obsesión por entender dónde radica el origen del éxito o fracaso en equipos que tienen el mismo entrenamiento y las mismas metodologías, llevó al académico Carlos Osorio -PhD en Technology, Management and Policy del MIT, y Profesor y Director del Master en Innovación de la Universidad Adolfo Ibáñez- a ahondar en los procesos cognitivos de los equipos.

Basado en el trabajo de Herbert Simon, el trabajo de Osorio busca cómo corregir los procesos que llevan a que grupos de trabajo similares con las mismas herramientas, muestren resultados distintos. Este reconocimiento implica recorrer el camino del proceso de innovación, en el cual se avanza desde un escenario ambiguo con 50 o 100 hipótesis de trabajo a un resultado concreto, y a los fenómenos que permiten reconocer el valor o utilidad de un elemento nunca antes visto.

De esta manera, se establece que en un proyecto exitoso, las fallas se identifican al principio. En uno fallido, al final. Esto permite decir que los equipos que usan procesos y métodos más flexibles e iterativos tienen mayor probabilidad de éxito, y que cuando cuentan con más y mejores mecanismos de toma de decisiones, presentan mejores resultados.

La importancia del mindsetting

En la experiencia de Osorio, los equipos que son capaces de sintonizar modos de pensamiento con la etapa adecuada del proyecto tienen mayores probabilidades de éxito. En este sentido, la cognición, los sesgos con que los miembros de los equipos entienden los problemas, los representan y viven la experiencia, pueden limitar el potencial. Para eso, se plantea que deben existir tareas e hitos definidos para facilitar rutinas de pensamiento; de esta forma, se manejan mejor los sesgos cognitivos y aumenta la probabilidad de éxito

Reacciones emocionales

“Un sistema hecho por el hombre no cambia a menos que uno lo cambie. El equipo de innovación es el que hace la homeosteasis, el que regula el sistema. No es el riesgo lo que hace difícil la innovación; es el manejo de los procesos mentales”, plantea Carlos Osorio, y propone la generación de artefactos, ayudamemorias que permitan manejar la complejidad de la información y el manejo que el cerebro puede hacer de ella, presentarla, para el éxito de los proyectos.

Pero lo fundamental radica en que “mucho más que tener un buen proceso y herramientas, los equipos deben ser entrenados y ganar experiencia técnica y emocional para superar los momentos más difíciles. Monitorear el desempeño del equipo, de las personas, no sólo del proyecto, mientras les vaya bien, mal y peor. Hay que ser orientados al proceso, y usar cada proyecto para mejorar en lo técnico, emocional y el mismo proceso; fundamental es organizarse para experimentación rápida y no perder de vista que un proyecto de innovación es un proceso de aprendizaje, que la inversión debe hacerse en flexibilidad porque cualquier tipo de camisa de fuerza limita las posibilidades de éxito. En definitiva, buscar uniqueness, evitar parecerse a otros”, planteó el académico a los socios del Centro de Innovación UC.