Encuentro de biomedicina presenta casos de tratamiento del cáncer y gestión médica interdisciplinaria

Encuentro de biomedicina presenta casos de tratamiento del cáncer y gestión médica interdisciplinaria

A través de los lentes de la farmacéutica, clínica y de la gestión, se desglosaron en el Centro de Innovación UC los avances y desafíos en biomedicina en Chile. La colaboración entre distintas disciplinas constituyó un argumento compartido entre los expositores de la jornada, quienes coincidieron en involucrar a la academia en el desarrollo de nuevos productos y modelos de desarrollo.

“Hay un conjunto de tecnologías que pueden contribuir significativamente a generar oportunidades de innovación, como por ejemplo el uso de grandes cantidades de datos, internet de las cosas o la impresión 3D”, enumeró Nancy Pérez, Directora de Gestión del Conocimiento e Innovación Tecnológica de la Universidad del Desarrollo.

Tecnología e interdisciplina

La ingeniera destacó igualmente en la técnología CRISPR, herramienta molecular utilizada para modificar la secuencia genética de células, que presenta oportunidades para una medicina personalizada por medio de terapias celulares.

“Uno espera que todos los avances tecnológicos impliquen cambios en la forma de hacer medicina, en las terapias disponibles, y en la manera de entregar los cuidados de la salud a las personas. Para esto, se requiere integrar las capacidades de las universidades, resolviendo los problemas de la sociedad de manera interdisciplinaria”, enfatizando con esto el modelo de trabajo del Instituto de Ciencias e Innovación en Medicina (ICIM) de la Universidad del Desarrollo.

Una mirada que compartió Iván Caro, docente de la Escuela de Diseño UC, quien compartió sus aprensiones como diseñador en planificación quirúrgica para el Instituto Nacional del Cáncer: “La biomedicina al igual que otras áreas del conocimiento están siendo beneficiadas cada día más por procesos de diseño, de manera que, desde una mirada creativa, flexible y empática, el diseño se ha transformado en un aliado fundamental para procesos científicos”.

El investigador presentó cambios en salud impulsados desde tecnologías de impresión 3d en el tratamiento del cáncer. En colaboración con la Universidad Católica y la empresa Stratasys, el Intituto Nacional del Cáncer ha realizado más de 50 operaciones de reconstrucción de mandíbulas y rostros, producto de la operación de tumores en la cabeza y cuello de pacientes. Desde visualizaciones tridimensionales de la anatomia de un paciente, que le permite al equipo médico planificar los procedimientos quirúrgicos con mandíbulas creadas a la medida con impresoras 3d.

Para ello, explicó Caro, se requirió una aproximación transdisciplinaria, que no sólo involucra al cirujano, sino también dentistas, implantólogos, fonoaudiólogos y diseñadores para el tratamiento del paciente. Para centralizar toda esta labor se desarrolló un sistema de planificación virtual y de cirugía guiada que acompaña la atención del paciente previo a, durante y posterior a la operación.

Desafíos en la industria farmacéutica

Una tercera mirada ofreció la líder de colaboración y transferencia tecnológica de Pfizer, Romina Hidaldo, al dar cuenta de los desafíos en investigación y colaboración de la industria farmacéutica. Desde el punto de partida en el que se elige una enfermedad para el desarrollo de una solución, pasan numerosas etapas experimentales para velar por la seguridad y la efectividad de un tratamientoEl descubrimiento y desarrollo de un nuevo medicamento requiere entre 12 y 15 años y una inversión billonaria. Debido a su alta complejidad y su baja tasa de éxito, la industria farmacéutica necesita permanentemente incorporar nuevas investigaciones.

En este sentido, crear un ecosistema de innovacionaprovechando talentos diferentes y complementarios incluso en investigación básica, es un elemento clave. Conocer los mecanismos biológicos de una enfermedad permitenencontrar alternativas más adecuadas y, a la larga, diseñar mejores tratamientos.

Para responder a ello, Hidalgo destacó la relevancia de la vinculación universidad-empresa, para complementar capacidades de generación de conocimiento. Consideramos que se pueden lograr importantes innovaciones con un gran impacto para los pacientes al reunir las mejores ideas y mentes para convertir la gran ciencia en una nueva medicina, logrando resultados que no serían posibles de forma aislada. Por un lado, la academia encuentra nuevos desafíos y se nutre de conocimiento aplicado de forma continua. Por otro lado, la industria ampa su portafolio de proyectos aumentando las probabilidades de éxito. De esta forma forma, ambos colaboran para mejorar la calidad de vida de los pacientes”, concluyó.

 

Compartir el artículo