Empresas chilenas bajan 2,8 puntos promedio en Ranking de Cultura para la Innovación

C3_web

La segunda versión del Ranking C3, que mide niveles de creatividad dentro de las empresas nacionales y cuáles son las principales barreras que impiden su fortalecimiento, arrojó como resultado 46 puntos promedio, más bajo que el año anterior cuando ya mostrábamos estar apenas en la media. ¿Cómo podemos avanzar para ser un polo de innovación en América Latina?

La cultura chilena es reacia a promover valores que fomenten la creatividad y la imaginación. Datos de la World Values Survey muestran que apenas un 25,6% de la población está dispuesta a experimentar y tomar riesgos, mientras que 77% privilegia la seguridad ante todo. Este panorama fue el que llevó a MMC Consultores a desarrollar el Ranking C3, que permite conocer el nivel actual que en esta materia tienen las firmas locales, generando una imagen inicial para implementar mejoras que permitan el crecimiento de las empresas y las organizaciones a través de la generación de valor, y que fue presentado a los socios del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini.

El director de Innovación de MMC, Pablo Correa, explica que la medición analiza diez dimensiones clave que fomentan la creatividad y la innovación dentro de la empresa: Trabajo desafiante, Apertura externa, Autonomía, Confianza y colaboración, Apertura interna, Liderazgo, Diversidad, Compromiso de la gerencia, Tiempo, y Recursos e incentivos, todo esto alejándose de otros estudios enfocados en las utilidades de la empresa o su inversión en I+D y basado en encuestas al personal de cada empresa que desea participar. De esta manera, se encuestó a más de 6 mil 500 empleados de alrededor de 40 empresas de Chile y España, lo que, además, permite establecer una comparación entre ambos países.

Para Correa, si bien en nuestro país la innovación aún no está incluida en el centro de la estrategia empresarial, hay factores que están modificando esta situación, como la conciencia de la necesidad de cambio, una fuerza emprendedora e innovadora en alza y la integración de la Generación Y -definida como más abierta, autónoma y flexible- al mundo laboral.

Resultados
En general, las empresas chilenas muestran una media de 46,9 puntos (escala de 1-100) en la medición de todos los aspectos, resultado que es 2,8 puntos más bajo que lo conseguido en la medición anterior. La encuesta se aplica a empresas que están comenzando o han recorrido algún camino en temas de innovación.

Dimensiones Ranking C3

De ese total, destaca el alto puntaje alcanzado por la dimensión “Trabajo desafiante”, referida al sentido y motivación que las personas ven en la labor que desempeñan, donde las empresas nacionales alcanzan un total de 74 puntos, que contrastan con los 54 que registran las organizaciones españolas

En el otro extremo, las empresas chilenas muestran su peor desempeño en las dimensiones “Recursos e incentivos”, con 13,4 puntos, factor en el que se mide la percepción respecto de cuánto le importa a la organización el trabajo de sus empleados en materias de innovación, y “Tiempo”, en la que se percibe la ausencia de políticas que permitan desarrollar la innovación y manejar los proyectos en el transcurso de la jornada laboral.

Si bien en general al comparar los resultados Chile muestra una leve ventaja respecto de España (46,9 versus 45,6 puntos), hay dos dimensiones ostensiblemente más bajas en las organizaciones nacionales en comparación con las ibéricas: “Autonomía” y “Confianza y colaboración”.

En “Autonomía”, los encuestados consideran que la alta gerencia de las empresas ejerce un control excesivo sobre sus acciones, lo que coarta la organización del tiempo propio y la creatividad. En “Confianza y colaboración”, en tanto, las respuestas dan cuenta de una alta confianza en la capacidad de las personas del propio equipo, pero no así respecto de las distintas áreas de las empresas, donde esta certidumbre disminuye.

En la dimensión “Apertura externa”, que mide la percepción de conexión con clientes y proveedores para detectar oportunidades y así formar ecosistemas de innovación y una cadena de valor, el índice arroja 63 puntos, una excelente base para el trabajo inter organizaciones.

En “Apertura interna”, donde se percibe el nivel de búsqueda de soluciones creativas a los problemas, la posibilidad de expresar ideas sin miedo y aceptar el error como parte del proceso de innovación, la medición indica 56,7 puntos. Esto, sin embargo, contrasta con la dimensión “Liderazgo”, donde la percepción de la disposición a tomar riesgos y personas que promuevan nuevas formas de ver las cosas es más baja: 44,2 puntos, factor que va de la mano con la dimensión “Compromiso”, donde los empleados tienen una percepción de apenas 40, 9 puntos respecto de cómo la gerencia se involucra con la innovación. En este aspecto, Pablo Correa de MMC Consultores indica que este indicador sube en las organizaciones que llevan más tiempo desarrollando estrategias de innovación bien comunicadas, factor clave para que sean interiorizadas por los integrantes de la empresa. “La gestión del cambio instala sentido de urgencia, armar un buen equipo, tener visión clara, comunicar, a eliminar obstáculos, asegurar triunfos en corto plazo y construir sobre el mismo cambio para anclar el cambio en la cultura de la empresa”, señala.

Finalmente, respecto de la “Diversidad” (41,4 puntos), las personas manifiestan que las organizaciones tienen una baja valoración ante la gente que piensa distinto y poca disposición a integrar personas con experiencias y conocimientos distintos a aquellos que ya existen, lo que permitiría una fricción creativa y la consiguiente propuesta de nuevas soluciones que generen valor.

Comparación Chile-España - Ranking C3

Aplicación en empresas nacionales
Para Karla Núñez, perteneciente al área de Selección de Personal de Carozzi y asistente a la actividad, conocer los resultados de este Ranking, puede servir para crear proyectos que vayan más allá de aquello que se estima es encontrar personas: “va súper de la mano con nuestro trabajo porque finalmente tenemos que bajar esto a la gestión de personas para poder incorporarlas y que quienes lleguen a nuestra empresa también tengan una visión distinta de lo que se está haciendo y sean un aporte mucho más potente a lo que está ocurriendo actualmente en Carozzi. Entonces, conocer esta iniciativa y lo que está pasando a nivel país también nos refleja un poco de las expectativas que tienen los nuevos profesionales y cómo podemos cumplirlas conociendo datos duros”.

Para Maximiliano José Schaeffer, del área de Innovación de Carozzi, participar de estas actividades es una oportunidad para sentarse a pensar en esta materia y la creación de valor: “La innovación está considerada como una de nuestras ventajas competitivas (como empresa), que por ahora se ha mostrado en nuevos productos, pero que necesitamos llevar a la cultura de cómo hacer nuestro trabajo diario”.