Ricardo Navarro de TOC: “Siempre me han gustado los negocios en los que trabajan los computadores y no uno”

captura-de-pantalla-2016-12-02-a-las-16-16-00

El CEO de TOC Biometrics se alista para comenzar el próximo año en Londres. La firma líder en Chile de verificación biométrica de identidad se hizo acreedora de un nuevo espacio en una de las principales capitales del fintech en el mundo tras ganar el The Latam Edge 2016, lo que le permitirá acelerar su proceso de internacionalización que ya suma seis países.

“Siempre me han gustado los negocios en los que trabajan los computadores y no uno. Aquí ves a todos desarrollando y pensando en nuevas cosas, pero nadie está trabajando en lo que día día están haciendo nuestros clientes. Para eso tenemos un montón de servidores operando en la nube, procesado miles y miles de transacciones constantemente”.

Ricardo Navarro vive pensando en el futuro. Tras años desempeñándose como consultor de tecnología de punta, el ingeniero eléctrico visualizó una oportunidad de generar un negocio sofisticando los procesos de verificación de las personas en base a biometría y creó TOC Biometrics. En tan sólo un par de años, la empresa se ha hecho con una cartera de más de 100 clientes donde participan los principales bancos y retailers del país, abriéndose camino en Perú, Colombia, Alemania, Suiza y Austria, y a partir del próximo año también en Londres.

¿Qué implica haber ganado el The Latam Edge 2016?

Implica apoyo en marketing, estrategia, comercial, en accountability y todo lo que puedas imaginar. Hay todo un ecosistema pensado y preparado para apoyar al ganador de este concurso, que busca fortalecer una iniciativa que creó David Cameron, llamada Tech UK, que tiene como fin potenciar tecnológicamente a todo Reino Unido.

Londres es hoy día la capital mundial del fintech, junto con Nueva York, y este concurso apoya a empresas innovadoras de esta área con potencial global a instalarse ahí. Entonces, tras ganar ante más de 100 empresas provenientes de toda Latinoamérica, el 2 de enero parto con todo a instalarme allá.

¿En qué consiste la tecnología que los hizo acreedores de este reconocimiento?

Siempre vi una gran oportunidad de hacer crecer la tecnología de TOC a nivel mundial. El tema es que la gran mayoría de los países desarrollados no tienen cédula de identidad, lo que nos inhabilitaba en nuestro primer modelo de negocios, que consistía en comparar la cédula de identidad con el dedo de las personas. Por eso hicimos el desarrollo que nos permitió ganar el The Latam Edge 2016: una tecnología patentada que convierte tu smartphone en tu cédula mundial de identidad.

Un smartphone es un dispositivo tuyo, personal, que además tiene inteligencia. Tiene un procesador, aplicaciones que pueden hacer muchas cosas por ti, una cámara frontal para tomar selfies y un sensor biométrico. Además, es más seguro que cualquier cédula de identidad, aunque tenga chip. Se trata de una solución de escala global que sirve incluso a países sin cédula de identidad, por lo que tiene el potencial de transformarse en el nuevo pasaporte o cédula mundial de identidad.

En Chile ya tenemos un par de bancos que tienen integrada esta tecnología y con los que pasamos todas las etapas de seguridad. Ahora estamos en etapa de pruebas y, de funcionar todo, este sistema ya estaría operativo el primer trimestre de 2017.

toc-gana-latam-edge-awards-_-tomas-castaneda-y-andres-landerretche-720x375

¿Cuál es el foco de TOC en Chile para seguir creciendo en el país?

El Chile estamos fundamentalmente preocupados de crecer dentro de nuestros más de 100 clientes. El tema de la verificación de identidad cada día es más necesario en todas las industrias y en distintas áreas. Entonces, vamos ampliando las plataformas agregándoles nuevas funcionalidades al mismo servicio.

Además, ahora nos acreditamos como firma electrónica avanzada y estamos preocupados de masificarla de cara a 2018. Nosotros estamos haciendo cerca de tres millones de firmas electrónicas normales al mes, pero con nuestro sistema, por primera vez será realmente posible masificar la firma electrónica avanzada, un objetivo presente desde que se creó la ley de firma electrónica.

¿Qué se viene en biometría?

En cuanto a lo que se viene a futuro, estamos trabajando en dos cosas: ampliando nuestra tecnología de verificación de huella dactilar y biometría facial.

Actualmente, la huella dactilar es lo más seguro que existe. En la toma de una huella obtienes entre 40 y 120 puntos característicos, que son los que se comparan, pero cuando lo haces en un rostro, a lo más obtienes 12. Entonces es mucho más insegura. Además, puedo obtener millones de fotos tuyas a través de Google, Facebok, LinkedIn u otra plataforma; sin embargo, obtener una foto de tu huella es muchísimo más difícil. El tema es que a pesar de que hoy todos los nuevos smartphones traen sensor biométrico, no todos los celulares que tiene la gente en su bolsillo lo tienen. Por eso estamos llevando la verificación a la cámara utilizando visión e inteligencia artificial.

En cuanto a la biometría facial, si bien yo no puedo firmar mirando una cámara, sí sirve para que me reconozcan y me den una mejor atención y más personalizada. Tiene muchos otros usos. Para eso estamos trabajando con Deep Learning, una tecnología de punta que está basada en inteligencia artificial, siendo capaz de procesar una cantidad de información de manera impresionante.

Hoy la biometría facial recién tiene una tasa de éxito de entre 60% y 70%, mientras que con la huella nosotros trabajamos sobre el 99%. Entonces la diferencia es grande, pero al operar con Deep Learning se logran resultados de reconocimiento facial con más de un 98% de éxito y a velocidades más rápidas. Entonces, lo que estamos haciendo es dar un salto cuántico en la confianza que te puede dar hacer eso ahora. Vamos a llevar la tecnología a que solamente mires la cámara, y tu smartphone sepa con un 98% de certeza que eres tú. Obviamente, hay que tener todos los resguardos de que no sea una máscara o una foto, pero eso es el futuro y de donde se desprenden un montón de tecnologías en las que nos estamos metiendo.

 cww9t2kxaaq3ib6

“Tengo una idea”

Según cuenta Ricardo, su creatividad e interés por la innovación es parte de su ADN, un valor transmitido por familia. En su oficina, junto a su escritorio, cuelga un cuadro con la frase en alemán “Ich habe eine Idee”. Cuenta que es la frase típica de su abuelo, que significa “Tengo una idea”.

¿Cómo surgió TOC?

Siendo asesor de tecnología, siempre estuve -y estoy- buscando soluciones ingeniosas y de ultra alta tecnología, aplicando la informática, hardware y software, para hacer la vida más fácil, rápida segura. Y siempre tuve claro el valor de la identidad y de identificar a las personas.

Hace un par de años, alrededor del 2007, apareció en el diario que el Registro Civil iba a abrir el acceso a la base de datos de biometría para poder hacer identificación de identidad. Entonces, yo me inscribí. Firmé los contratos correspondientes y empecé a investigar y aprender un montón, todo lo que podía sobre este tema del que antes no sabía nada. Pero finalmente el anuncio del Registro Civil nunca se cumplió. El servicio nunca fue prestado porque la tasa de falso rechazo con la que los sistemas del Registro Civil operaban eran muy altas, y no quisieron prestar un servicio que fuera malo. Todo se acabó y vino un tremendo bajón pero, de alguna manera, esos “pseudo fracasos” son parte del éxito.

Con toda la investigación, me di cuenta de que la información de las bases de datos en línea estaba contenida en los carnets y que había una falla, una debilidad en el sistema que generaba una alta tasa de falso rechazo. Entre otras cosas porque a veces no le tomaban bien la huella de los dedos de las personas mayores, o la gente tenía que marcar varias veces para que funcionara.

Fue entonces, que empecé a hacer el desarrollo detrás de TOC, preocupándome fundamentalmente en que la lectura, la captura de la imagen de los dedos, fuera no sólo muy segura, sino que también muy buena, tan buena que no generara falsos rechazos. Y así fue: la tasa de falso rechazo de TOC fluctúa entre un 0,2% y 0,6% versus el 20% y 30% que existe en otras tecnologías. Y es segura porque los dispositivos que escogimos para tomar la lectura reaccionan sólo frente a dedos vivos.

¿Y por qué la biometría no había avanzado tanto? Es llamativo ver que una empresa chilena se transforme en un actor tan relevante a nivel mundial en un tema tan tecnológico como la biometría 

La biometría es una ciencia que no se enseña en la universidad. Ni un ingeniero eléctrico, ni un ingeniero informático tiene cátedras sobre estos temas, por lo que hay que estudiarlos por iniciativa propia.

A mi me apasiona la tecnología, por eso cuando decidí meterme en esto hace como cinco años atrás, estudiaba y estudiaba, e iba a todas las conferencias de biometría en Londres, donde están todos los mayores expertos del mundo volándose con todas las ideas de lo que va a venir en 10 o 20 años más adelante. Eso es un a nutrición fantástica, y se aprende una cantidad de cosas increíbles. Me nutro de esas ideas que están ahí como una semilla, y luego a mi me brotan otras y van saliendo nuevas ideas para patentes de innovación constantemente. Como puedes ver en el cuadro colgado en mi pared, creo es algo que viene desde familia. Está en mis genes.