Expertos indagan en normativa laboral y desafíos de corresponsabilidad parental para la equidad de género

Expertos indagan en normativa laboral y desafíos de corresponsabilidad parental para la equidad de género

Chile se ubica en el lugar 54 de 144 en el mundo en igualdad de género, una mejora de 9 posiciones en comparación al año pasado, según cifras del World Economic Forum. No obstante, expertos coinciden en que persiste una importante brecha en materia de participación y remuneración laboral. Una extensa discusión torno a las dimensiones de equidad de género se llevó acabo en el Centro de Innovación UC en diciembre. El seminario de Equidad de Género reunió a expositores de la empresa, academia y de ONGs, para debatir en torno al estado actual y futuro de dinámicas socioculturales que contribuyen a una sociedad más inclusiva.

Equidad de género: fuga de talentos

“Se requiere trabajar en un profundo cambio en todas las estructuras normativas que existen en el país, ya que la norma legal replica la realidad social. Transformamos la obligación de conciliar en un problema exclusivamente de las mujeres”, destacó la investigadora CLAPES UC, Karin Moore, durante el encuentro.

“Entre en hombre y una mujer, que realizan igual trabajo, la mujer carga con costos importantes asociados a fueros y permisos especiales, elevando el costo de contratar mujeres. Avanzar en materia de corresponsabilidad no es un tema sólo de las mujeres, sino de toda la sociedad”, argumentó.

El estudio Agenda Laboral para la Corresponsabilidad, publicado por dicho centro, reveló que un 97% de quienes se marginan de ingresar a la fuerza laboral por responsabilidades familiares permanentes, como el cuidado de los hijos o personas dependientes, son mujeres.

Por lo demás, mientras el hombre destina el 31,4% de su carga a trabajo no remunerado, para la mujer esta cifra asciende a 55,1%. El efecto de esta fuga de talentos, realza el documento, tiene importantes consecuencias sobre la economía: Si se igualara la participación femenina, en el segmento de 15 a 64 años, al nivel de la OCDE, podría significar un aporte de 2,52% al PIB.

“Darle esa posibilidad a una mujer por los excesos de roles que soporta, porque no tiene tiempo para realizar un trabajo de tiempo completo, termina relegándola a trabajos peor remunerados o que no cuentan con las condiciones básicas de seguridad social”, explicó Moore.

Una oportunidad de liderazgo en la industria

Al 2025, Latinoamérica necesitará aproximadamente 1,2 millones de programadores para hacer frente a la creciente demanda de desarrolladores de software. No obstante, menos de un 10% del capital humano calificado para esta labor son mujeres, reveló el City Director de Laboratoria, José Lobos. La oportunidad para la región, destacó Lobos, es enorme, ya que “más de 37 millones de mujeres jóvenes se encuentran en situación de desempleo o informalidad laboral en Latinoamérica. Sólo en Chile el PIB aumentaría 9% si mujeres que quieren trabajar lo hicieran”.

Respondiendo a ello, Laboratoria promueve carreras de tecnología con el fin de reconvertir laboralmente a mujeres que no tuvieron acceso a educación formal de calidad. Por medio de un bootcamp, Laboratoria forma diseñadoras de UX (experiencia de usuario) y desarrolladoras web, permitiéndoles transformar su profesión por medio de trabajos en tecnología. La institución, que cuenta con 5 centros en México, Brasil, Perú y Chile, apoya a las graduadas de su programa en la posterior inserción laboral. A la fecha, Laboratoria cuenta con más de mil graduadas y más de 350 compañías han absorbido a sus desarrolladoras.

Un desafío personal para un cambio cultural

Un desafío destacado por los exponentes es la falta de reflexión respecto a las áreas de validación a las que recurren hombres, la principal de ellas siendo en un contexto laboral.  “Para poder inducir cambios en la realidad interna de una organización, es preciso hacer una reflexión a nivel personal. Este paso es el que posibilita cambios a nivel cultural”, declaró el Director de Estudios y Proyectos en la Red de Equidad de Género (Red EG), Andrés Moyano.

Red EG es una red abierta, que apoya instituciones en visibilizar el tema al interior de organizaciones, para luego desarrollar e implementar estrategias de cambio cultural. “Si bien el desafío de equidad de género es comúnmente apoyado por personas, usualmente es relegado al área de diversidad o inclusión en una empresa. Es necesario involucrarse personalmente en el diálogo, ya que de lo contrario perdemos talento y competitividad”, enfatizó Moyano.

Aquí puedes ver la lectura recomendada de la académica Silvana Zanlungo, quien dirige la Comisión Mujer y Academia de la Universidad Católica:

Revisa los mejores momentos del encuentro en la galería aquí:

Seminario de Equidad de Género

Compartir el artículo