Recomendación de lectura: Deep thinking – Donde termina la inteligencia artificial y comienza la creatividad humana

Recomendación de lectura: Deep thinking – Donde termina la inteligencia artificial y comienza la creatividad humana

Reseña escrita por Patricio Cofré, cofundador de EY Metric Arts.

 

Garry Kasparov ocupa un lugar único en la historia de los enfrentamientos «hombre contra máquina», debido a sus icónicos partidos contra el supercomputador de IBM Deep Blue en 1997. Si bien se podría considerar que, durante estos partidos, estuvo en juego toda la tradición humana de conocimiento en ajedrez (y el futuro de la actividad profesional), sus reflexiones en “Deep thinking” nos demuestran algo diferente.

En sus palabras, este evento más que terminar con la actividad, resultó ser un fenómeno expansivo. El encuentro con Deep Blue abrió nuevas posibilidades profesionales en el juego y, sobre todo, nos reveló un brillante futuro de colaboración humano–máquina. Esto en prácticamente todo ámbito de nuestras vidas, aprovechando las capacidades distintivas de las máquinas, y las nuestras como humanos.

Respecto a los cuestionamientos a la inteligencia artificial, Kasparov reflexiona que generalmente una mejor tecnología no cambia la naturaleza humana; sólo nos concede más poder, para bien y para mal. Por esta razón nos recuerda que siempre será más importante convertirnos en mejores humanos, que crear máquinas más inteligentes.

Felicidad y ambición

En su visión, las máquinas inteligentes continuarán el inevitable proceso de asumir nuestra tareas repetitivas y cotidianas, elevando nuestras vidas hacia la creatividad, la curiosidad, la belleza y la búsqueda de la felicidad, que es lo que nos hace humanos.

Más que buscar detener este proceso, “Deep thinking” aboga por su desarrollo. En la medida que contemos con más máquinas inteligentes, estas nos ayudarán a convertir nuestros grandes sueños en realidad. Si fallamos, no será porque nuestras máquinas fueron demasiado inteligentes, sino porque nos volvimos complacientes y limitamos nuestra ambición. Y en este sentido, es necesario recordar lo que los humanos sabemos hacer muy bien: Soñar.

«Deep thinking: Donde termina la inteligencia artificial y comienza la creatividad humana» está disponible en español.

Compartir el artículo