Recomendación de lectura: “Chile: Un caso de desarrollo frustrado” de Aníbal Pinto Santa Cruz

Recomendación de lectura: “Chile: Un caso de desarrollo frustrado” de Aníbal Pinto Santa Cruz

Reseña escrita por Rodrigo Fernández, Investigador del Laboratorio de I+D+i Empresarial del Centro de Innovación UC.

“Si el mejor conocimiento del pasado puede ayudarnos a entender más claramente la realidad de nuestros problemas actuales, (…) hoy nos hallamos en situación más ventajosa para desentrañar el sentido y las tendencias de los antecedentes registrados en la historia económica”, establecía Aníbal Pinto Santa Cruz en el prólogo de “Chile: Un caso de desarrollo frustrado”. En un año de mercados sacudidos, el diagnóstico hecho por el ex premio nacional de humanidades  en 1959 resulta más vigente que nunca.

Este libro fue el primero de su tipo en sistematizar los problemas implícitos de un modelo económico dependiente de la actividad exportadora. Sobre todo, cuando esta está orientada a un portafolio de productos de bajo valor agregado, como es el caso de los commodities.

En particular, Pinto hace un importante análisis empírico, lo cual ciertamente lo distinguió de muchos de sus contemporáneos, volviéndolo referente internacional en esta materia. La realidad es que, 60 años después, seguimos dependiendo de exportaciones de bajo valor agregado. Por esta razón, recomiendo leer este libro con un ojo crítico, de acuerdo al escenario económico actual.

Hay ciertas hipótesis del libro que siguen siendo vigentes, en particular considerando que durante los meses que siguieron el Estallido Social, seguidos por la pandemia de COVID-19, el área de la economía más afectada en Chile ha sido el consumo interno. Esta situación evidenció aún más nuestra dependencia de la actividad exportadora; vale decir, las exportaciones son lo último que se pierde.

Por ende, si bien algunas conclusiones son bastante discutibles para el contexto actual, en particular la sustitución de exportaciones por el fomento industrial en un sentido tradicional, Pinto ofrece valiosas indicaciones aplicables a oportunidades en el siglo XXI. Chile tiene un importante potencial en materia de I+D, especialmente en productos y servicios no convencionales. Así, lo que antes se llamaba el fomento industrial, hoy tiene que ser entendido como una política de fomento digital: data centers, fabricación aditiva y, sobre todo, la formación de capital humano que combine capacidades técnicas, culturales y sociales para poner en valor nuestro potencial de desarrollo en tiempos difíciles.

“Chile: Un caso de desarrollo frustrado” está disponible en formato digital en la Biblioteca Nacional, aquí.

 

Compartir el artículo