3xi y la innovación

3xi y la innovación

Columna de Alfonso Gómez, Consejero del Centro de Innovación UC. La publicación original fue realizada el viernes 24 de agosto de 2018 en Economía y Negocios, El Mercurio.

3xi es una iniciativa que ha ido ganando reconocimiento y momentum en nuestro medio. Nacida hace algo más de un año, ya suman unas mil las personas que han aceptado una invitación a estos encuentros inéditos, que proponen una agenda difícil de explicar a priori, pero que han hecho fe en el valor de asistir a conversaciones entre importantes líderes de nuestro país, en alguno de los ocho machitunes realizados hasta ahora. Parte importante de la explicación del éxito de 3xi, se encuentra sin duda en la relevancia de las organizaciones que convocan: la CPC, la Asech, la Comunidad de Organizaciones Solidarias, las Empresas B, el Centro de Innovación de la UC, todos en un trabajo orquestado con una metodología de Virtus Partners.

La motivación central del grupo fundador de 3xi radica en la convicción que en Chile convivimos con un nivel de desconfianza intolerablemente alto, lo cual atenta directamente contra la posibilidad de construir una sociedad más integralmente justa y desarrollada, amable con el planeta y donde no se nos queda nadie de buena voluntad en el camino.

El nombre 3xi apela a las tres acciones básicas a las que convoca: Inspirarnos, incluirnos, innovarnos, todo lo cual se integra en el propósito de promover una “cultura del encuentro”, a través de algo tan simple y complejo a la vez como es conversar. Se trata de provocar conversaciones personales, sinceras y constructivas entre “pares improbables”, a través de los cuales es posible ver dolores e injusticias de un pasado que explican buena parte de la desconfianza que existe a un nivel tan generalizado en el país. Desde el diálogo es posible entender que somos tan diferentes y tan iguales a la vez. Desde hacer nuestra la necesidad de dignidad del otro, recién es posible pasar a trabajar por una tan necesaria economía de la colaboración.

Pero, ¿qué rol le cabe a la innovación en una cruzada eminentemente social como 3xi, que apunta a tender puentes, a reparar conflictos y desconfianzas del pasado? La respuesta hay que buscarla en el hecho que, entre gente de esfuerzo, brota natural en estos encuentros la necesidad de pasar desde la reflexión a la acción. La innovación se hace presente en cuanto se aborda el desafío de construir un futuro diferente y mejor. El mundo de la innovación –que en estos encuentros convoca también a la academia y la cultura- se hace cargo de incentivar la aparición de iniciativas, proyectos y emprendimientos en los cuales ver reflejada la visión de un mundo más sustentable y mejor. Innovar presupone crear valor, que requiere a su vez mirar al futuro con optimismo y fe; innovar es movilizar nuestro ser creativo buscando afectar de manera positiva la vida de otros, lo cual requiere a su vez actos colaborativos con otros. Ese “Innovarnos”, que apela en primer lugar al introspectivo de renovarnos a nosotros mismos, es en último término un canto al futuro y un acto de amor.

Para ver la versión impresa, hacer click aquí.
Para ver la versión web, hacer click aquí.

 

 

Compartir el artículo