David Bravo y la encuesta de empleo de la UC que llegó en el momento oportuno

David Bravo y la encuesta de empleo de la UC que llegó en el momento oportuno

Sus primeros resultados en abril dieron cuenta de los efectos iniciales de la pandemia en el mercado laboral. Puso el acento en la pérdida de empleo más que en las cifras de desocupación. Su objetivo fue entregar datos en tiempo real para la toma de decisiones. Escriben Grünwald, Lehmann y Cifuentes.

Irrumpió en la escena pública en mayo, con datos de abril. “Estudio Longitudinal Empleo-Covid 19: Datos de empleo en tiempo real”. Así se llamó. Su principal propósito era lograr tener una “foto” lo más fiel de lo que estaba pasando con el mercado laboral, que ya comenzaba a mostrar señales de debilidad y era clave contar con información actualizada que permitiera a las autoridades monitorear la situación.

Logró, además, adelantarse a las cifras oficiales que publica el INE, marcando fielmente la evolución del empleo. Su gestor fue el economista David Bravo desde el Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC, del cual es director.

Su larga experiencia en sondeos de empleo lo llevó a advertir que era esencial contar con datos oportunos en esta inédita crisis. Por 13 años lideró la encuesta de empleo para el Gran Santiago del Centro Microdatos de la U. de Chile y ha participado en varias comisiones relacionadas con el mercado del trabajo y las pensiones.

“En marzo, apenas se decretó la primera cuarentena en la RM, nuestra preocupación se dirigió a las consecuencias sobre el mercado laboral y los ingresos, ante la constatación que tendríamos una fuerte recesión”, dice Bravo. Agrega que “alrededor del 20 de marzo ya teníamos el proyecto armado”, pero la confirmación de los recursos llegó cerca del 10 de abril.

Por ello, la primera versión de la encuesta correspondió a la última semana de abril. En ella, la tasa de desempleo nacional se situó en 9%, superior a lo que reflejó el INE en su encuesta del trimestre móvil enero-marzo de 8,2%, es decir, cerca de 75 mil personas desocupadas más. Esta encuesta fue, además, la primera en poner el acento en la pérdida de empleo más que en la desocupación, ya que refleja de mejor manera la dinámica del mercado laboral.

En su medición también empezó a mostrar tasas combinadas de desempleo. Por ejemplo, en julio la desocupación llegó a 10,8%, mientras que si se consideraban las personas inactivas, pero que buscarían empleo sin la crisis, ascendió a 24,4%, y si se contaban los trabajadores bajo Ley de Protección al Empleo, la tasa era de 31%, equivalente a 2,7 millones de personas.

Nota original publicada en el Diario La Tercera el 26 de diciembre 2020.

Compartir el artículo